jueves, 25 de febrero de 2016

La Estructura Económica y Financiera de la Empresa y el Fondo de Maniobra.




  Hoy, como parte de ejercicio de las TIC,s en el aula, para el alumnado de 2º de Bachillerato de Economía del I.E.S. Levante, vamos  a hablar sobre unos temas importantes no sólo en nuestra asignatura  de Economía de la Empresa, también es de principal importancia en la Empresa, como son La Estructura Económica y Financiera de Empresa y como no, el Fondo de Maniobra.

  Comenzaremos con la definición de ambas estructuras y a continuación, explicaremos sus funciones dentro de una empresa.

  Estructura Económica

Se identifica con el activo y recoge el conjunto de bienes que la empresa ha ido adquiriendo para poder realizar su actividad. Refleja, por lo tanto, las inversiones de la empresa. Nos muestra el destino dado a los fondos financieros.

  Estructura Financiera

Se identifica con las fuentes de financiación con las que la empresa ha adquirido sus activos. Recoge el patrimonio neto y el pasivo. Nos muestra el origen de los fondos financieros.


Ambas estructuras en la Empresa;

Como anteriormente explicábamos, la composición patrimonial de toda empresa está integrada por dos vertientes claramente diferenciadas:

La Estructura Económica.



Por un lado, nos encontramos con la estructura económica de la misma, conocida como el ‘activo’ de la empresa, el cual está formado por todos los bienes y derechos de la entidad. Se trata de los activos productivos de la sociedad, tanto aquellos de carácter permanente (activo no corriente), como los circulantes (activo corriente):

El activo no circulante está compuesto por todos bienes que aseguran la continuidad de la empresa, y por tanto, están vinculados a ella de modo permanente. Lo forman los bienes tangibles (maquinaria, terrenos, construcciones, ordenadores) –inmovilizado material-, los intangibles (patentes, marcas, derechos) –inmovilizado inmaterial-, y los activos de naturaleza financiera (acciones, participaciones, bonos, etc.) –inmovilizado financiero-.

Del activo corriente o circulante forman parte aquellos bienes o derechos ligados al ciclo comercial y de producción de la empresa, estando inmersos en un continuo proceso de renovación. Tradicionalmente, estos activos suelen clasificarse en 3 categorías según su menor o mayor grado de liquidez, a saber:


Activo realizable (existencias): Son elementos que pueden ser almacenados y cuyo objetivo es ser vendidos una vez que estén terminados –o consumidos-.

Activo exigible (clientes): Está compuesto por los derechos de cobro que la empresa podrá exigir a su vencimiento.

Activo disponible: Se trata de la tesorería de la empresa, de liquidez inmediata (caja, cuentas bancarias).


La Estructura Financiera.


Por otro lado, existe la estructura financiera de las sociedades, que está integrada por sus fuentes de financiación, propias o externas. Grosso modo, puede dividirse de la siguiente manera:

El patrimonio neto: Lo componen los fondos propios de la empresa, es decir, las fuentes de financiación que no le son exigibles. Está integrado por las aportaciones de los socios (capital social) y por los resultados positivos acumulados no repartidos (reservas y resultado del ejercicio).

El pasivo: Agrupa los elementos que implican obligaciones de pago por parte de la empresa, pudiendo tratarse de:

Pasivo fijo (no corriente): Son elementos patrimoniales que comprenden deudas con 3º cuyo vencimiento es a largo plazo –superior a 12 meses-, como los préstamos a largo plazo.

Pasivo circulante (corriente): Comprende los pasivos vinculados al ciclo normal de explotación, las deudas con vencimiento inferior a 12 meses, por ejemplo los pagos a proveedores.



La principal diferencia existente entre el patrimonio neto (fondos propios) y el ‘pasivo’ estrictamente considerado, como fuentes de financiación, radica en la inexistencia de una obligación de pago de la empresa en el caso del patrimonio neto, no suponiendo un coste financiero para la empresa.  Por este motivo, es recomendable que el patrimonio neto se destine a financiar el activo no corriente, así como a cubrir el activo circulante de la empresa.

Igualmente, la composición de la estructura financiera es un factor altamente relevante, teniendo en cuenta que debe intentarse que los recursos financieros utilizados por la empresa para financiarse tengan un nivel de riesgo bajo, le supongan el menor coste posible, y le concedan el apalancamiento financiero adecuado –el grado en que una empresa depende de la deuda-.

Por ello, es fundamental tomar las decisiones correctas sobre la estructura financiera de la sociedad, para lo cual debe analizarse la estructura de la misma, las fuentes financieras disponibles, la cuantía de recursos financieros a corto y largo plazo, la relación entre los fondos propios y ajenos, entre otros aspectos. Asimismo, deben establecerse criterios que permitan adecuar los elementos financieros a las inversiones, decisiones para cuya toma Reestructura pondrá a su disposición los medios materiales y humanos necesarios y adecuados a las necesidades de su empresa.


Por lo tanto; 




Entre la Estructura Económica y la Estructura Financiera existe una estrecha correspondencia, ya que las decisiones de financiación condicionan a las de inversión y a su vez son limitadas por ella.

 Para que una empresa sea viable a largo plazo;

a)    La rentabilidad proporcionada por el Activo debe superar el coste derivado del Pasivo

b)   Debe existir una rentabilidad neta positiva.

 Por lo tanto, lo que refleja el Balance de una empresa es…  

 a) su Estructura Económica, que corresponde con el Activo, compuesta por todas las inversiones que ha realizado la empresa.

b) Su Estructura Financiera, que corresponde con el Pasivo y Patrimonio Neto. Se compone de los recursos financieros que han posibilitado la adquisición y utilización de las inversiones del Activo.


El Fondo de Maniobra de la Empresa…



Es una herramienta útil para iniciar el análisis patrimonial y financiero de una empresa. Para evitar problemas de liquidez a corto plazo y el riesgo de que caiga en la suspensión de pagos (un proceso llamado concurso de acreedores), debe existir una correspondencia entre la liquidez del activo y la exigibilidad del pasivo


El Pasivo Corriente ha de ser menor que el Activo Corriente para que, a corto plazo, el importe de las deudas que vencen (dinero que hemos de devolver) sea menor que lo que tenemos disponible o esperamos disponer pronto. A la diferencia ente Activo Corriente y Pasivo Corriente se le denomina "fondo de maniobra", "fondo de rotación", "capital circulante" o "working capital". También puede interpretarse como que el Activo No Corriente (que normalmente tarda bastante más de un ejercicio en volver a generar la liquidez que costó) ha de ser financiado con capitales permanentes (que vencen en períodos de pago también lejanos en le tiempo) y sólo el Activo Corriente ha de serlo con el Pasivo Corriente. Para evitar el riesgo de desfase entre el ritmo de cobros generados por el Activo Corriente y el ritmo de pagos derivado de la exigibilidad del Pasivo Corriente, una parte del primero debe ser financiada con Pasivo No Corriente + Patrimonio Neto. 

Hay dos formas de calcular el Fondo de Maniobra:

Parte del Activo Corriente (AC) que no se financia con Pasivo Corriente (PC) sino con capitales permanentes:  FM = AC - PC.

Parte de Pasivo No Corriente (PNC) que no financia Activo No Corriente (ANC), sino que financia Activo Corriente (AC):  FM = (PN + PNC) - ANC.

El tamaño idóneo del FM varía en función del sector de actividad económica, de una empresa a otra e incluso el de una misma compañía se modifica a lo largo del tiempo dependiendo, además, de la política de su dirección. Si la diferencia es negativa existe un desequilibrio financiero.  


Confiemos que hayamos sacado algunos conceptos claros del contenido de este post.

“La tarea de la empresa consiste en examinar sus costos y desempeños en cada una de las actividades que crean valor, y buscar formas de mejorarlas.”
 (Philip Kotler,economista y especialista en Marketing)

Publicar un comentario