sábado, 19 de noviembre de 2016

La responsabilidad social y la ética en la empresa!!

                                                                     
   Hoy, como parte de ejercicio de las TIC,s en el aula, para el alumnado de 2º de Bachillerato de Economía del I.E.S. Levante, vamos  a hablar sobre unos temas importantes no sólo en nuestra asignatura  de Economía de la Empresa, también es de principal importancia en la Empresa, como son La responsabilidad social y ética de la empresa.
    Comenzaremos con la definición de ambas estructuras y a continuación, explicaremos sus funciones dentro de una empresa.

     Las empresas son organizaciones que tienen una actividad, una meta a desarrollar, y para llevar adelante dicha actividad llevan a cabo diferentes actuaciones en el día a día. Las empresas van adquiriendo unos hábitos, un modo de hacer las cosas, partiendo de su libertad para actuar y para tomar sus decisiones.

  En un contexto de economía y sociedad global imparable, caracterizado por una interdependencia cada vez mayor, el terreno de las consecuencias de nuestras acciones se amplía sensiblemente. Aumenta, por tanto, la responsabilidad de la empresa a la hora de tomar decisiones cuyas consecuencias afecten a los diferentes grupos de interés de la empresa (clientes, trabajadores, proveedores, sociedad y propietarios o accionistas).


     El liderazgo ético de las empresas, en sociedades como las nuestras, es imprescindible para modelar el tipo de globalización que queremos y para paliar las consecuencias negativas que ésta tiene; para alcanzar un desarrollo económico, social y medioambiental sostenible; y para que el resto de organizaciones tengan un referente hacia el que tender.
Esta forma de hacer las cosas, este “carácter” de las empresas, es precisamente lo que intenta orientar la ética empresarial, ayudando a que se vaya configurando una cultura empresarial que responda a las exigencias de los diferentes grupos de interés que rodean a la empresa.
Por lo tanto, las empresas actuales deben tener una responsabilidad social que haga que se preocupen no solo por sus intereses económicos, sino también por la repercusión de sus actividades en el conjunto de la sociedad, mediante el estudio de una serie de costes y beneficios sociales.
                                                                     
     Pero,la responsabilidad social empresarial, RSE, no llega de un momento a otro a las empresas. Generalmente sufre un proceso de maduración que ha llamado la atención de varios autores,algunos como Simon Zadek, gran especialista de la materia,habla de cinco etapas por las cuales pasan las empresas al desarrollar un sentido de responsabilidad corporativa:

• Etapa defensiva: las organizaciones niegan prácticas, efectos o responsabilidades, lo hacen para defenderse contra ataques a su reputación que podrían en el corto plazo afectar las ventas, el reclutamiento, la productividad y la marca.
  • Etapa de cumplimiento: adoptan un enfoque de cumplimiento como un costo de hacer negocios, para mitigar la erosión de valor económico en el mediano plazo debido a riesgos continuos de reputación y litigios.
  • Etapa de gestión: introducen el tema social dentro de sus procesos centrales de gestión para mitigar la erosión de valor económico en el mediano plazo, y obtener ganancias de más largo plazo al integrar prácticas de negocios responsables en sus operaciones diarias.
  • Etapa de estrategia: integran el tema social en sus estrategias centrales de negocios para mejorar el valor económico a largo plazo y obtener ventajas al ser los primeros en alinear la estrategia y las innovaciones de procesos con el tema social.
  • Etapa civil: promueven una participación amplia dela industria en la responsabilidad corporativa para mejorar el valor económico en el largo plazo, sobreponiéndose a cualquier desventaja inicial y así obtener ganancias mediante la acción colectiva .
                                                                 


        Y también, por otro lado, la empresa expresa su responsabilidad social también a través del cuidado de su entorno físico. Esta cuestión se muestra como una necesidad imperiosa para la propia subsistencia de la empresa, ya que, por un lado, en España una gran parte de las cuestiones medioambientales se encuentran reguladas y, por otro lado, el respeto y cuidado del medioambiente es una cuestión clave para llevar a cabo un desarrollo sostenible.
   
       Según el CSR Europe (Corporate Social Responsability), organización sin ánimo de lucro que promueve la Responsabilidad Social de las Empresas, “la Responsabilidad Social Corporativa gira en torno a conductas esenciales de las empresas y la responsabilidad por su impacto total en las sociedades en las cuales operan. La Responsabilidad Social Corporativa no constituye una opción adicional ni un acto de filantropía. Una empresa socialmente responsable es aquella que lleva adelante un negocio rentable, teniendo en cuenta todos los efectos ambientales, sociales y económicos –positivos y negativos- que genera en la sociedad.
   
           Como hemos dicho anteriormente, no se trata de satisfacer sólo los intereses de aquellos grupos de interés o stakeholders (clientes, empleados, proveedores, propietarios o accionistas y sociedad) que colaboran en la obtención de beneficio económico para la empresa, sino también todas aquellas demandas de los diferentes grupos de interés que cuentan con una legitimidad moral.
Las empresas son instituciones que diariamente están tomando decisiones que afectan a su propio desarrollo: invertir más o no, formar a más trabajadores o no formarlos, respetar el medioambiente o no respetarlo, etc. Esto significa que las empresas son organizaciones y quienes trabajan en ellas no toman decisiones como sujetos particulares, sino como miembros de la organización, que actúan y deciden tomando como base la libertad para actuar en un sentido o en otro.
                                                                          
 
    La Responsabilidad Medioambiental responsabiliza a la empresa a reparar los daños ambientales que pueda ocasionar por un accidente o incidente. De hecho, la empresa que daña al medio ambiente por una emergencia medioambiental debe restituir el hábitat a su estado inicial. Esta responsabilidad empresarial frente a un accidente es diferente a la Responsabilidad Civil.
  
     A diferencias de la anterior, la Responsabilidad Civil obliga a la empresa a indemnizar económicamente a los damnificados en una emergencia medioambiental, sin responsabilizarla de restituir el hábitat a su estado de origen. Por lo tanto,una empresa que tenga una emergencia medioambiental puede ser requerida a responder vía Responsabilidad Civil o vía Responsabilidad Medioambiental, por eso es conveniente que disponga tanto de un Seguro de Responsabilidad Civil como de una Garantía Financiera Medioambiental.

                                                                   

             Otra de las cosas a tener en cuenta, es el Balance Social de la Empresa; así como el balance financiero cuantifica la situación de tesorería de la empresa, el Balance Social mide el valor de lo que la empresa aporta a la sociedad. Temas tales como la generación de empleo, el diseño de políticas en gestión del capital humano, que mejoren su calidad de vida, promuevan el crecimiento personal y la autorrealización, a través de condiciones de trabajo en un marco de reconocimiento y motivación, es un compromiso asumido por la empresa que aporta un valor significativo a la sociedad.
   
    El compromiso social también es desarrollar políticas de inclusión social sin discriminación de ningún tipo, como la contratación de personas diferentes tales como quienes tienen Síndrome de Down u otras diferencias pero que pueden realizar con eficacia ciertas tareas.   Se trata de activos sociales que son resultado de un sistema de valores éticos, culturales, de sensibilidad; justicia social; seguridad o medio ambiente integrados a la misión de la empresa. Más que una práctica responsable, se trata del compromiso voluntario que la organización asume con la sociedad.

                                                                  
       El Balance Social cuantifica los datos sobre la actividad y situación de la empresa en temas de dominio público. Podría calificarse como un sistema de medición que registra y comunica a la sociedad, en forma sistemática, sobre lo hecho en materia social, lo que se piensa hacer. Sin golpearse el pecho ni capitalizar su compromiso para generarse notoriedad.
   
   Sin un Plan de Desarrollo no hay Balance Social. La formulación del Plan, utiliza herramientas administrativas y gerenciales como la Planificación Estratégica, asignación de un presupuesto y técnicas de marketing. Lo mismo que se emplea para la formulación de un Plan de Negocios.
   
     Todo esto se lleva a cabo a través de lo que se denomina, La ética de los Negocios. En una compañía es indispensable que exista ética sobre todo en los negocios que se efectúen. Para impulsar justamente ésta ética es que la mayoría de las empresas optan por hacer incentivos para el cumplimiento de las reglas constituidas. La ética conduce a la excelencia.
  
     La ética de los negocios traslada los valores morales compartidos en una sociedad a las organizaciones empresariales, que deben comportarse del modo que la sociedad en general considere correcto.

   Este concepto, es posterior al de la responsabilidad social de la empresa y como , consecuencia de la misma; si las empresas se preocupan de las repercusiones de su actividad en la sociedad, es normal que ajusten su comportamiento a lo que la sociedad espera de ellas.
Estos comportamientos, tienen sus ventajas y sus inconvenientes.

                                                                    
 Como ventajas.
. Las empresas que aplican principios éticos suelen obtener ventajas frente a sus competidores, sobre todo creándose una buena imagen.
.  Los comportamientos éticos favorecen las buenas relaciones entre los empleados de la empresa, y por lo tanto, crean buen clima laboral y favorece la obtención de buenos resultados.
.  Si los empresarios, a su vez, adoptan comportamientos éticos, sirven como ejemplo a los trabajadores, que probablemente los imitarán. De este modo, sus objetivos personales se acercarán a los objetivos de la organización.
.  Las compañía cuyos comportamientos sean pocos éticos serán penalizadas por sus clientes y consumidores en general. Además de las sanciones administrativas y las multas que se le puedan imponer. Sin olvidar la bajada de ventas, de ingresos y la mala imagen dificil de superar.

Como inconvenientes, es decir por el contrario, no todo el mundo está de acuerdo en que las empresas deban adoptar los principios éticos. Por ejemplo:
                                                                    

. Cuando la ética de los negocios es distinta de la ética de la sociedad.
. La misión de una empresa es obtener beneficios, siempre cumpliendo la ley del país donde operan. Los principios éticos se deben transferir al Estado, que a través de la legislación los hace cumplir a las empresas. El problema está en los países (los del tercer mundo) que tienen una legislación escasa sobre los aspectos éticos, y además no ponen los medios para que se cumplan. El ejemplo más flagrante, las multinacionales implantadas en oriente, donde pagan miserias a los trabajadores, permitiendo el trabajo de niños y consiguiendo costes ínfimos.

        Por lo general, en España, las empresas disponen de un Código Ético que, permite a las empresas incorporar e implementar a través de declaraciones de principios y valores, fundamentos morales y éticos de carácter universal, dentro de la vida diaria de una organización.
                                                             

      El código ético en una empresa, debe surgir como una parte integral de la cultura organizacional. Esta cultura organizacional determina los patrones, valores, símbolos, lenguaje, historias y prácticas de la empresa, los cuales se ven reflejados en la forma en que sus directores, gerentes o administradores la conducen, y cómo los colaboradores se desempeñan en la misma. 

  
    Por lo tanto,el código ético es un documento que recoge todos los elementos anteriormente enunciados y que permite a la organización contar con pautas de conducta que deben respetarse tanto por los directivos y/o dueños, como por los colaboradores de una empresa en sus acciones diarias.
                                                                  


      Por supuesto, para que el código ético no se convierta en una mera declaración de principios, es muy conveniente hacer un seguimiento del mismo por un comité de ética. Este comité se encargará de difundir su contenido entre los miembros de la organización, garantizar su cumplimiento y realizar reuniones periódicas a fin de coordinar las actividades y revisar y actualizar su contenido.
     
       En conclusión, podemos decir que en la economía actual, es menester de la sociedad exigir cada vez mayor Responsabilidad Social a las empresas. Ya no se trata sólo de crear empleo y de generar riqueza y valor. Hoy en día el éxito involucra el desarrollo de los agentes que la rodean y participan en ella directa o indirectamente (empleados, clientes, proveedores, socios y la comunidad en general). Para las empresas, La gestión bajo este esquema, no sólo le brindará mayores beneficios sino que –como ya vimos- le ayudará a reducir costes a su organización, así como también adquirir mayores ventajas competitivas.



“Crear un negocio fuerte y construir un mundo mejor no son metas contradictorias: ambas son ingredientes indispensables para el éxito a largo plazo” (William Clay Ford Jr, Ford Motor Company).

   Confío que hayáis sacado algunos conceptos claros del contenido de este post.





Fuentes:
Economía de la Empresa 2º Bachillerato. Anaya.
Inmaculada Pérez Amorós.

Publicar un comentario